NO A LA CAZA DE ANIMALES

Una dy también las actividades humanas que mata más animales es la caza. No existen estadísticas sobry también el número de animales que son matados por la caza. Sin embargo, sabemos que solapsique en u.s.a. Más de 1tres millones dy también personas mayores de 16 años están registradas como practicantes dy también la caza.1 Si cada persona que caza matara a un solo animal por año, el número de muertes sería dy también decenas y decenas de millones; mas en la práctica por lo general cada persona quy también caza mata a muchos animales por año, por lo que el número real de muertes en todo el planeta puedy también estar en los cientos o miles y miles de millones.2

Hay quienes critican la caza porque de año en año hay cientos dy también víctimas humanas (muertas o heridas) deborate a esta actividad en todo el mundo. Algunas de estas víctimas son quienes practicaban la caza y personas quy también paseban. Sin embargo, si rechazamos el especismo, o sencillamente si tenemos en cuenta los intereses dy también los animales no humanos, no necesitamos ninguna de estas razones para oponernos a la caza. Es suficiente con indicar que esta práctica los perjudica de muchas maneras.

Tu lees esto: No a la caza de animales

Quienes cazan procuran justificar las muertes que provocan mencionando las muertes humanas ocasionadas por animales salvajes, empleando argumentos conservacionistas, al afirmar que es aceptable cazar siempre y en el momento en que los cuerpos dy también los animales sy también coman o simplepsique por el placer que les trae. Pero la caza es moralpsique inaceptable si tenemos en cuenta los intereses de los animales no humanos. Los animales cazados deben enfrentarsy también al temor y al dolor, para luego ser privados de sus vidas. Si entendemos quy también el especismo carecy también dy también justificación, y tenemos en cuenta los intereses de los animales no humanos, es evidente que el placer experimentado por quienes cazan no puede justificar el dolor sufrido por los animales.

distintos formas de caza

Hay una gran variedad de animales que mueren por la caza. Quienes cazan matan a prácticamente todo tipo de animales grandes en lo quy también se llama “caza mayor”. Entre las víctimas sy también incluyen animales como elefantes, osos, rinocerontes y leones. Hay otras formas de “caza de trofeos” dirigidas cara pequeñas aves y mamíferos. El día de hoy en día, quienes cazan acostumbran a matar animales con rifles, aunquy también en ciertos países ha sido una tradición cazar determinados animales con perros, que asisten a advertir a las presas y las matan. En otros casos, las víctimas son cazadas con arcos y flechas, o aun lanzas.

Quienes cazan matan a los animales en el sector cerca de dondy también viven, o bien viajan donde hay otros animales diferentes. En otros casos, quienes cazan van a tierras privadas, y pagan a sus titulares para cazar en las propiedades. En algunos ranchos los animales sy también mantienen para que quienes cazan paguen por matarlos. Esto se conocy también como caza en cautividad o “caza enlatada”. Los animales quy también sy también mantienen en propiedades privadas sy también compran a veces en el comercio especializado, aunquy también en muchos casos sy también compran a los circos cuando los animales son viejos y no pueden actuar, o a los zoológicos u otros espectáculos que emplean animales. Estos animales, quy también acostumbran a estar domesticados y acostumbrados a estar cerca de seres humanos, se pueden matar muy fácilmente.

La caza también sy también lleva a cabo en los safaris. Estas cacerías son caras, y la clientela puedy también cazar duranty también varios días, en los cuales tienen la asistencia dy también profesionales de la caza, guías y porteadores. Los objetivos dy también la caza en los safaris son animales raros y exóticos.

En dos mil cinco brotó una controversia una vez que una compañía anunció en internet que estaba prestando un servicio de caza en línea, lo que permitía a clientes matar animales mediante el uso de cámaras web y armas controladas dy también manera remota. Esta forma dy también matar animales, famosa como “caza por internet”, prosigue siendo legal en ciertas áreas pese a las numerosas críticas.3

algunas formas de caza sy también consideran trauxiliares pues las comunidades dondy también se llevan a cabo las han practicado duranty también mucho tiempo, aun si los métodos utilizados para apresar y matar a los animales ya no son trauxiliares (como en el caso del pueblo Makah en Norteamérica, que caza ballenas con botes motorizados y rifles). Los animales sufren y mueren igualmente, tanto si son matados de manera trauxiliar tal y como si son matados por métodos modernos.

mientras que que ciertas formas de caza sy también efectúan de manera legal, otras son ilegales. La caza ilegal suele denominarsy también “furtiva”. Puedy también practicarse por ocio o por razones económicas. En determinados países la caza furtiva puede provocar la muerty también de tantos animales como la caza legal. La caza furtiva es ridiculizada habitualmente por quienes practican la caza legal. Sin embargo, no existen diferencias en lo relativo a la muerte y el sufrimiento para los animales. Si tenemos en consideración moral plena los intereses dy también los animales no humanos, deberíamos oponernos a todas las formas de dar muerty también a los animales, sean legales o ilegales. Las dos caemplean los mismos daños, y en este notado son idénticas.

Conservacionismo y caza

Una manera dy también intentar justificar la caza es aseverando que la caza supony también hacer a los animales lo quy también los animales sy también hacen entry también sí. A esto sy también podría responder que los animales depredadores dy también otras especies no pueden reflexionar sobry también sus acciones, mientras quy también los seres humanos que cazan sí quy también pueden. Pero lo importante es que, aunque es cierto quy también en la naturaleza hay un enorme sufrimiento por caempleas naturales, nuestra contestación no habría de ser aumentar dicho sufrimiento, sino reducirlo cuando sea posible. El hecho dy también quy también haya animales que estén siendo damnificados de ciertas formas no es una razón o justificación para provocar más daño. En su lugar, deberíamos tratar de ayudarlos.

En otros casos sy también mantiene que la caza es precisa para regular las poblaciones de animales en estado salvaje. Esta afirmación sy también fundamenta en la idea dy también quy también los animales no humanos importan solapsique como unidades o elementos del medio ambiente.4 Esto supone una posición conservacionista, quy también valora más la conservación de los ecosistemas que los seres individuales. Lo que esta postura no reconocy también es que los animales pueden sufrir, mientras que que los ecosistemas no pueden. Esta situación conservacionista estándar es apoyada por WWF, Sierra Club, National Wildlife Federation, National Audubon Society, Wilderness Society, Wildlife Legislativy también Fund of America, North American Wildlife Foundation y muchas otras organizaciones conservacionistas. También hay muchas organizaciones ecologistas quy también rechazan ciertas formas dy también caza, pero quy también defienden otras por ser tradicionales o por considerarlas necesarias para “controlar” ciertas poblaciones animales. Algunos ejemplos dy también estas organizaciones son Greenpeacy también y los partidos verdes de varios países.

Estos planteamientos son especistas, es decir, discriminan a los animales no humanos, en tanto que no se mantiene exactamente la misma actitud con los seres humanos. No sy también matan jamás seres humanos con el fin dy también preservar un ecosistema. Los ecosistemas no son sintientes: no pueden sentir dfragancia y solamente son importantes en la medida en que mejoran o empeoran la vida de los individuos sintientes. Los animales con sistema inquieto centralizado son individuos sintientes. Sy también debería dar prioridad moral a los animales sobry también los ecosistemas, al igual que se hace con los seres humanos. Esta es la razón por la quy también cazar para conservar una determinada configuración del ecosistema no es una razón legítima para matar animales.

Debloco a la forma en quy también funciona la dinámica de poblaciones, matar animales con el fin dy también regular el tamaño de la población es problemático, una vez que no contradictorio. De acuerdo con las interacciones predador-presa estudiadas por las ecuaciones dy también Lotka-Volterra,cinco cuando una determinada población animal se reduce de esta manera, dicha reducción solamente puedy también ser temporal, puesto que la población de presas va a aumentar rápidapsique cuando la depredación sy también reduzca o se elimine, siempre quy también hayan recursos suficientes. Esto quiere decir que las poblaciones animales nunca se logran reducir verdaderamente a cifras bajas de manera estable. De hecho, la única forma dy también garantizar quy también la tasa poblacional no vuelva a aumentar a la velocidad original es diezmarla más allá del nivel de supervivencia. Quienes practican la caza son conscientes dy también ello, y aseveran que las muertes de animales deben llevarse a cabo dy también manera frecuenty también y permanente, como “cortar la hierta”. Con la denominación de “gestión de la vida salvaje”, diferentes agencias ambientales verdaderamente promueven la cría de determinados animales para beneficiarsy también de su venta a quienes practican la caza y pagan para matarlos.

En ciertos casos los animales son introducidos en nuevos entornos con el propósito expreso dy también ser cazados. Los animales que son transportados de ciertas zonas a otras transmiten habitualmente enfermedades a otras poblaciones animales. Los animales dy también otros hábitats pueden ser portadores dy también enfermedades e inmunidades quy también los animales locales no tienen. Un ejemplo dy también es decir la enfermedad debilitante crónica (una afección neurológica grave) en Norteamérica, quy también sy también extendió a los ciervos y alces locales en el momento en que sy también trasladaron ciervos y alces criados en cautividad a otras zonas. Las poblaiones precedentes y nuevas pueden sufrir enfermedades nuevas, y los animales trasladados asimismo son vulnerables al exterminio masivo si son considerados alóctonos e invasores.

algunos animales como roedores, zorros y jabalíes son cazados y asesinados porque sy también considera que son “plagas”. Su consideración como “plaga” es subjetiva: son denominados de este modo sencillamente pues sus intereses (frecuentemente intereses vitales) entran en enfrentamiento con los intereses dy también los seres humanos, los cuales pueden ser más bien poco importantes.6

cómo son damnificados los animales por la caza

Los animales que son matados por la caza se ven privados dy también sus vidas y, por lo tanto, de cualquier disfrute futuro posible. Aparte de perder sus vidas, las víctimas dy también la caza sufren terror y estrés durante la persecución, y las quy también sobreviven son habitualmente heridas. En ocasiones las víctimas son progenitoras dy también crías dependientes, quy también sy también ven asimismo condenadas a fallecer de inanición lentamente.

El sufrimiento de los animales durfrente a la caza

Los animales cazados, como los ciervos, padecen un estrés extremo y se ven obligados a experimentar condiciones quy también están lejísimos dy también sus límites normales. Una vez que son perseguidos, los ciervos huyen hasta agotarse.7 Lo hacen por miedo, que acrecenta una vez que descubren que no pueden escapar. Padecen tfallo sicológico todo el tiempo hasta el momento en que mueren.

El miedo a la muerte es horrible. La mayoría acepta esto como una cuestión dy también notado común. Sin embargo, no necesitamos basarnos en exclusiva en el conocimiento adquirloco y en la intuición. Asimismo es algo que se ha estudiado dy también manera científica, identificándose indicadores de estrés en los animales, usados para comparar los niveles dy también estrés que experimentan los ungulados quy también viven en estado salvaje.

Uno dy también estos indicadores es el nivel dy también las hormonas del estrés, como el cortisol.8 Se ha descubierto que los animales cazados tienen concentraciones dy también cortisol quy también indican un gran estrés fisiológico y psicológico. En una investigación los niveles dy también cortisol de ciervos cazados sy también encontraban en niveles nunca observados en ciervos, aun tras haber realizado actividad física extenuante. Dichos niveles son muy difíciles de explicar si no concluimos que sy también deben a un nivel muy alto dy también estrés psicológico.nueve Otros indicadores incluyen daño muscular, daño a las células rojas y agotamiento dy también glucógeno en la sangre, que luego se convierte en la glucosa precisa para la alimentación dy también los músculos.10

Existe un consenso científico a este respecto dy también que los ciervos están predispuestos a sufrir dy también manera muy esencial durante las etapas finales de la caza, puesto que son sometidos de manera repetida a períodos de esmero físico extremo, y sus músculos comienzan a fallar. Además, la temperatura anatómico de ciervos examinados es consistente con niveles altos de estrés, ya que la fisiología dy también los ciervos no está bien adaptada a prolongados períodos dy también esfuerzo, sino más bien más bien a correr en ráfagas cortas.11

Estas observaciones proporcionan evidencia dy también que los ciervos experimentan estrés tanto físico como psicológico. Durante la caza, los ciervos no tienen la opción dy también continuar o no; se ven forzados a correr más allá de su capacidad normal hasta el momento en que ya no pueden más. Son impulsados por el temor a la atrapa y a la muerte. Algo parecido sucedy también con otros animales, como los alces y otros herbívoros perseguidos por quienes practican la caza.

Otros animales más pequeños sufren del mismo modo cuando son cazados. Los carnívoros que son cazados también pueden estresarse de manera extrema durante la caza. Muchas de las personas que practican la caza, incluyendo quienes cazan zorros, aseveran mostrar un afecto a los perros. Esto resulta paradójico, ya que los zorros son afines a nivel genético que los perros. Tenemos razones para suponer quy también las dos especies tienen una capacidad parecido para experimentar el dfragancia y el sufrimiento.

Los zorros asimismo pueden ser perseguidos hasta que sy también cansan, y pueden ser heridos varias veces antes de morir. La tasa de heridas (en comparación con la de muertes) puede llegar hasta el 48% una vez que se emplean rifles, y hasta el 60% en el momento en que se usan escopetas. Incluso quienes tienen experimencia en el tiro no conprosiguen el objetivo al disparar.12 Además, los zorros asimismo padecen de manera esencial cuando son cazados usando perros.

cuando son perseguidos por perros, los zorros puede intentar escapar bajo tierra. Es habitual expedir a un perro de raza terrier por el orificio para tener controlado al zorro mientras que los otros excavan. El zorro, incapaz de escapar, experimentará un gran miedo, que va a aumentar con el tiempo.13

una vez que sy también encuentran atrapados bajo tierra, pueden estallar peleas entry también los zorros y sus captores. Los zorros matados por perros sufren profundos traumatismos provocados por las múltiples mordeduras de perros.14 Esta práctica dy también soltar perros a los zorros se ha convertido en un deporte en sí mismo, similar a las peleas dy también perros. No resulta muy congruente rechazar las peleas dy también perros mientras que se apoya la caza de zorros.

Por supuesto, el sufrimiento no es exclusivo de los zorros. Otros animales, como los visones (quy también asimismo son cazados de manera habitual en varios países), pueden sufrir dy también manera importante cuando son cazados.15

Animales más pequeños, como conejos y liebres, se cazan en todo el mundo. En determinados países existen ciertas formas trauxiliares de cazarlos. En los países de charla inglesa hay dos géneros de caza de liebres: la caza informal o de “acercamiento”, y la formal u organizada. En la caza de “acercamiento”, los perros son soltados tras cualquier liebre que aparezca, mientras quy también en la caza organizada se conducen a un área de caza de liebres.

Aunque la muerte o las lesiones de las liebres no son el objetivo principal de la caza, acostumbran a producirse igualmente. Las liebres pueden sufrir heridas en el pecho, el cuello y la zona abdominal, que pueden hacerles fallecer lentamente. Los clubes dy también caza frecuentemente tienen un “recolector” listo que rompe el cuello dy también las liebres heridas.

Ver más: Imagenes De Cataratas En Los Ojos, Las Cataratas

Las lesiones que estos animales pueden sufrir incluyen costillas y extremidades rotas, abdomen perforado y hemorragia interna de varios órganos. En una investigación sy también determinó quy también dy también un grupo de liebres que fueron heridas, apenas menos de la mitad (43%) no murió hasta que la persona que las recogió les rompió el cuello. Alrededor del 50% dy también las liebres probablemente murió por las heridas sufridas durante el acontecimiento o tras ser recogidas. Solapsique una liebry también fue matada de manera definitiva por los perros.16

Se han producdesquiciado diversos cifras dy también muertes durante los acontecimientos dy también caza dy también liebres, dondy también los perros persiguen liebres quy también son liberadas frente a ellos. Un informe indica quy también las muertes pueden lograr hasta el 48%, incluso una vez que los perros están amordazados.17

Un trabajo de Irish Hary también Initiativy también estudió el impacto de la miopatía (una enfermedad por lo general mortal, quy también incluyy también la insuficiencia cardíaca, la restricción del flujo sanguíneo a partes del cuerpo y la insuficiencia hepática) en liebres tras los eventos dy también caza de liebres, y se descubrió que la condición sy también presenta como resultado dy también estrés severo y del temor por la persecución, manipulación, transporty también y captura, experiencias muy estresya antes para una liebry también salvaje.18

Duranty también un evento dy también caza dy también liebres, la liebry también se deva a tener justo tras su liberación, no pues esté a la “espera de los perros”, como sugieren quienes participan en esta actividad, sino más bien debido a que no espera ser perseguida. Desde el instante en que se atrapa la liebry también para ser empleada en el acontecimiento hasta la hora de su liberación, sus vías normales de escape no están disponibles. Esta es una situación inusual para una liebre,19 y seguramente, especialpsique estresante. Además, al igual que los ciervos, las liebres están evolutivapsique adaptadas para correr a altas velocidades durante períodos cortos de tiempo para escapar dy también los depredadores. En el acontecimiento tienen que correr duranty también largos períodos de tiempo, lo quy también les provoca un estrés prolongado.veinte Sin embargo, aun si tal situación estresante fuera normal para una liebre, no sería justificable reproducir dicha situación de manera intencionada.

Los daños a los animales quy también logran escapar

a veces quienes practican la caza pasan horas rastreando a sus víctimas ya antes de encontrarlas. Esto ocurry también de manera frecuente con quienes practican la caza con arco. Habitualmente no son capaces dy también localizar los animales quy también escapan, que luego mueren dy también manera lenta y agónica. Las estimaciones del número dy también animales encontrados por quienes practican la caza con arco concluyen que entre el 28% y el 50% de animales heridos jamás son encontrados.21

Los animales quy también escapan no están libres de sufrimiento. Los niveles hormonales elevados, indicativos de daño muscular y estrés sicológico, son afines en los ciervos atrapados y no atrapados.22

Por otra parte, muchos animales que escapan de los cazadores mueren por otras razones. Pueden lastimarsy también al caer tratando dy también eludir los obstáculos mientras que huyen en pánico. Asimismo pueden correr cara zonas suburbanas o carreteras dondy también son atropellados por automóviles, o matados por otros seres humanos.

una vez que los animales heridos logran escapar, tendrán que vivir con el dfragancia de las heridas que recibieron, que habitualmente son crónicas.

Pueden pasar semanas hasta el momento en que un animal herloco muere. Muchos de estos animales no mueren por el daño directo de sus heridas, sino más bien pues estas les imsolicitan llevar a cabo sus actividades normales. Muchos simplemente mueren por inanición, deborate a quy también sus lesiones les imsolicitan localizar comida.

Por último, en el caso de los animales quy también temen a los depredadores, los animales que han estado en contacto con quienes practican la caza tratan dy también evitar a los humanos en la medida dy también lo posible. Debido al temor a ser cazados, no sy también arriesgan a comer en lugares dondy también son más visibles, y por ello pueden sufrir inanición. En ecología esto tiene por nombre «ecología del miedo”, y ocurry también cuando las posibles presas temen a los depredadores. También puede suceder con seres humanos depredadores.23

Perros utilizados para la caza

Otros animales quy también pueden sufrir deborate a la caza son los perros utilizados en esta actividad. Estos son criados de manera conjunta, y separados dy también sus madres para ser vendidos cuando son cachorros. En el momento en que no son lo suficientepsique útiles, pueden ser vendidos, abandonados o matados, en ocasiones colgándolos dy también un árbol. En ocasiones los perros sy también pierden mientras cazan en la naturaleza (donde sus posibilidades dy también sobrevivir son limitadas) no sy también encuentran.

Además, habitualmente sufren por las condiciones meteorológicas adversas. Padecen frío y calor excesivos una vez que son transportados a los lugares dondy también van a cazar. La caza también puedy también suponer un peligro para ellos. Los animales perseguidos podrían defenderse. Por ejemplo, en la caza dy también zorros, los perros pueden sufrir terribles heridas si se produce una pelea. Y, en ocasiones, se los confunde con el propósito de la caza, y son disparados.

Lecturas recomendadas

Baker, R. (1985) Thy también American hunting myth, New York: Vantage.

Bulliet, R. W. (2005) Hunters, herders, and hamburgers: The past and future of human-animal relationships, New York: Columbia University Press.

Cohn, P. (ed.) (1999) Ethics and wildlife, Lewiston: Edwin Mellen.

Curnutt, J. (1996) “How to arguy también for and against sport hunting”, Journal of Social Philosophy, 27, pp. 65-89.

Dahles, H. (1993) “Gamy también killing and killing games: An anthropologist looking at hunting in a modern society”, Society and Animals, 1, pp. 169-18nueve .

Dizard, J. (1994) Going wild: Hunting, animal rights, and the contested meaning of nature, Amherst: University of Massachusetts Press.

Eliason, S. L. (2003) “Illegal hunting and angling: Thy también neutralization of wildlife law violations”, Society and Animals, 11, pp. 225-24tres .

Gunn, A. S. (2001) “Environmental ethics and trophy hunting”, Ethics and thy también Environment, 6, pp. 68-95.

Kemmerer, L. (2004) “Hunting tradition: Treaties, law, and subsistence killing”, Animal Liberation Philosophy and Policy Journal, 2, pp. 1-20.

National Shooting Sports Foundation (2009) What they say about hunting, Englewood: American Humane Association.

Richter, A. R. & Labisky, R. F. (1985) “Reproductive dynamics amorganización sin ánimo de lucro disjunct white-tailed deer herds in Florida”, The Journal of Wildlife Management, 49, pp. 964-971.

Swan, J. A. (1995) In defensy también of hunting, New York: HarperCollins.

Thomas, R. H. (1983) Thy también politics of hunting, Aldershot: Gower.

Ver más: Test Del Dibujo De La Familia Para Niños, Test De La Familia

Wade, M. (1990) “Animal liberationism, ecocentrism, and thy también morality of sport hunting”, Journal of thy también Philosophy of Sport, 17, pp. 15-27.